Día del libro 2013 – Recomendación de Blaise L. Brontë, “Un árbol crece en Brooklyn” de Betty Smith

Un árbol crece en Brooklyn – Betty Smith

Creo que sería complicado hacer un resumen del libro. Complicado, y además inútil, porque unas pocas líneas describiendo el argumento no podrían decir nada en absoluto de lo que hay dentro de las páginas.

No, lo que atrapa del libro no es la historia. No porque no sea buena, lo es tanto como cualquier otra, pero…a mí, lo que me ha hecho quitarme horas de sueño para seguir leyendo no ha sido la situación socio-política de Brooklyn en el año 1920. Han sido sus personajes, tan humanos que a la segunda página ya crees conocerlos, y que al llegar a la última te hacen resignarte a echarles de menos. Tan reales, que cuesta creer que sea una historia ficticia. Tan cercanos, que te sorprende que los protagonistas no sean tus propios vecinos. No he podido evitar sentirme conmovida por la pequeña Francie Nolan, que crece demasiado rápido y comprende demasiado poco del mundo que la rodea. He admirado de principio a fin a Katie, porque tiene una entereza tal que cuando finalmente ella se hunde algo en ti al leerlo se rompe.  He entendido, compadecido y perdonado a Jonnhy por ser cómo es. Me he reído con las aventuras y desventuras de un barrio cuyas piedras tienen pocas cosas felices que contar. También me he secado alguna lagrimita cuando ha sido preciso, y no han sido pocas veces, porque Un árbol crece en Brooklyn tiene demasiada realidad de esa que ignoramos en los telediarios como para poder ser un libro bonito. Conmovedor, sería una palabra mejor.

La narración no es lineal, porque narra demasiadas cosas como para establecer un orden. No hay fantasía escondida entre las páginas, ni sucesos maravillosos, al menos que no puedan justificarse. Hay pequeños sucesos propios de lo cotidiano. Sueños, familias, miseria…y a pesar de todo, esperanza.  Además, en el libro hay historia. Hay cambios sociales, que se reflejan en cada generación. Hay política, en la forma de pensar de Johnny y en todo lo que Katie no dice al respecto. Se habla de la guerra, de cómo se vivió en Estados Unidos…no son la red que te atrapa, pero si el marco que engloba cada pequeño suceso.  Y lo mejor de todo, es que como ya he dicho, el libro habla de la esperanza, y por eso,  incluso, hay un final feliz.

Y creo que solo por eso, por el fueron felices y comieron perdices (mientras añoraban el tiempo pasado) merece la pena leerlo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>